Macron arde contra los “chalecos amarillos”

El presidente francés Emmanuel Macron ha montado su aparato de represión y terror policial y judicial contra los “chalecos amarillos”, que este sábado tomaron Paris en una protesta multitudinaria de magnitud desconocida desde hacía décadas. Fueron tomadas calles enteras, edificios señeros, el Arco del Triunfo; el interior de Paris fue convertido en la pira del fuego y la queja del descontento contra la tiranía de impuestos y recortes sociales.

Macron es un vulgar mamporrero de las élites financieras y banqueras –recordemos que trabajó para el imperio judío de la banca Rothschild-, y también se está revelando como un represor de las libertades personales elementales. Ha ordenado que todo el Estado se vuelque contra los chalecos amarillos. Han sido heridos más de 130 manifestantes y detenidos más de 400, de los cuales 378 siguen en dependencias policiales.

Emmanuel Macron, que acusa a la extrema derecha de estar detrás de los “chalecos amarillos” que ya han movilizado contra las élites políticas y financieras francesas a centenares de miles de ciudadanos por toda Francia, ha visitado esta mañana el Arco del Triunfo de París nada más regresar de la cumbre del G-20 de Argentina para examinar de primera mano la situación que sus políticas ha provocado el estallido de una revolución social y nacional que parece se va a extender por otros países europeos.

J.M. Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *