El saco de mierda

¡¿Quién nos los iba a decir?! Baltasar Garzón, el adalid de los derechos humanos, el azote de dictaduras y dictadores e infatigable persecutor de genocidios, de comilona con uno de los tipos más siniestros de las cloacas del Estado, José Manuel Villarejo. Estaban también por allí otros comisarios de la Policía Nacional hablando, en jocosa conversación, de meter a “un negrito” en un avión, pegarle un tiro y “a tomar por culo”.

¡¿Qué van a pensar ahora de “Balta” las Madres de la Plaza de Mayo?!, ¡¿o los desaparecidos durante el Gobierno del general Pinochet en Chile?! Wyoming, ¿seguirás llevando a “Balta” a “El Intermedio” como heraldo de los derechos humanos, mártir y víctima de los malvados fachas y reaccionarios?

“Balta”, el tan jurídicamente exquisito y garantista exjuez Garzón,  diciendo: «Que muere una persona, que mueren dos. ¡Qué le vamos a hacer!”. No podemos creerlo todavía. José Luís Moreno, José Mota o Carlos Latre han debido imitar la voz del prevaricador.

La actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, alias “Lola”,  estaba en aquella comida cargando contra la condición sexual de Grande-Marlaska, las nenazas o desvelando que fiscales y magistrados del Tribunal Supremo y de la Fiscalía General terminaron en Colombia retozando, entre polvo y polvo, con menores. Este hecho no puede ocultar que, en aquella reunión crapulosa, se afirmara que “Balta lo arregla todo”.

Francisco Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *