Pederastia, proxenetismo e inmigración en Valencia

La localidad valenciana de Buñol acoge un centro de recepción de menores inmigrantes, que ha tomado notoriedad informativa desde que en el verano de 2017 la proinmgracionista y proseparatista Monica Oltra, vicepresidenta del Gobierno valenciano y consejera de igualdad y políticas inclusivas, trasladará allí a los jóvenes africanos conflictivos y violentos de otro centro de menores, el de Monteolivite sito en Valencia.


Desde entonces, el mencionado pueblo valenciano no ha hecho más que registrar un listado interminable de reyertas, desórdenes públicos y agresiones sexuales perpetradas por estos inmigrantes desplazados allí por Monica Oltra, que siempre ha despachado esas denuncias con el habitual: “son necesarias políticas reeducadoras e inclusivas ”.

Si hace una semana la Guardia Civil detuvo a tres menores del centro de Buñol por un delito de abusos sexuales consistentes en tocamientos a dos niñas, el viernes pasado, dos hombres de la localidad han sido detenidos por prostituir y abusar sexualmente de diez menores –cifra que podría aumentar según avancen las investigaciones-. Uno de ellos es un marroquí de 23 años que ofrecía dinero, droga u objetos de valor a menores del referido centro, captándolos para que el otro acusado y presunto pederasta, un homosexual de 62 años, que responde a las siglas G.B. y que es entusiasta defensor de la causa “LGTBI”, abusara de ellos en su vivienda. Entre las víctimas de estos presuntos pederastas podría haber también algunos jovenes autóctonos de la localidad valenciana.

Ambos presuntos delincuentes están acusados de los delitos de corrupción de menores, abusos sexuales y tráfico de drogas.


Los partidos políticos izquierdistas, los colectivos LGTBI y feministas, así como el gobierno valenciano, tan ávidos en denunciar la pedofilia cuando sus autores son curas u hombres heterosexuales, enmudecen en cambio ante este caso donde inmigración, delincuencia y proxenitismo vuelven a ir de la mano.

J. M. Pérez

Un comentario en “Pederastia, proxenetismo e inmigración en Valencia

  • el 17 septiembre, 2018 a las 1:29 pm
    Permalink

    Pederastría, proxenetismo e inmigración, tres patas fundamentales de un círculo vicioso y nunca mejor dicho.
    Al rojerío que está más degenerado que los demás que pertenecen a esta secta les va el círculo vicioso que es un primor.
    Y si no es con ése con otro: la birra, los canutos y las putas.
    Venga, que lo pagamos todos los españoles.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *