Un violador es condenado en una cárcel de mujeres al declararse transgénero y abusa de varias presas

Un hombre que se declaró transgénero se encontraba en detención preventiva en una cárcel de mujeres por tres violaciones que había perpetrado como hombre es acusado de asaltar sexualmente a varias reclusas aprovechando su cercanía.

Bajo su anterior nombre, Stephen Wood ya había cumplido una pena de año y medio de cárcel por conducta obscena contra un menor.

A pesar de no haberse sometido a un cambio de sexo y conservar sus genitales masculinos, las autoridades aceptaron enviarla a una cárcel de mujeres para cumplir con el resto de su condena.

White ya ha admitido dos de las cuatro acusaciones por incidentes que ocurrieron entre septiembre y noviembre del año pasado y que implicaban acoso sexual, tocamientos indebidos, exhibición de sus genitales y comentarios inapropiados sobre sexo oral.

Enrique de la Fuente

2 comentarios en “Un violador es condenado en una cárcel de mujeres al declararse transgénero y abusa de varias presas

  • el 11 septiembre, 2018 a las 4:39 pm
    Permalink

    No veo ninguna anomalía. Caso contrario que lo explique Pablo Iglesias
    Si la ley LGTB (o como se llame) o la ley de sexo dicen que el sexo es lo que dice la persona, no lo que parezca o haya sido antes. Cada 10 minutos se puede cambiar de sexo, basta rellenar un impreso (distinto en cada CCAA y distinto en cada Ayuntamiento) lo contrario no es democrático ni respeta los derechos humanos.
    Por lo tanto es muy justo que vaya a una cárcel de mujeres si ha rellenado el impreso. Cada vez que rellene nuevo impreso se le vuelve a cambiar de cárcel.
    Yo no veo el problema por ningún lado.

    Si trae malas consecuencias habrá que sacar una ley de violencia entre presos castigando a las violadas compañeras de celda (que son mujeres desde su nacimiento) por «violencia penitenciarista» contra la pobre gente recién clasificadas como mujer

    Respuesta
  • el 13 septiembre, 2018 a las 8:38 am
    Permalink

    Y, encima, va y nos sale tortillera.

    ¡Ay, Señor, Señor, Señor!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *