Bienvenidos a España: Hospital Universal

Negros albinos de África, propensos genéticamente a la ceguera y a diversos tipos de cáncer sobre todo de piel, y que se vienen a España. Negros sudafricanos del país de Mandela que recogen los mayores índices de SIDA del mundo. Argelinos y senegaleses con tuberculosis. Enfermos de zika o dengue… Todos ellos, y muchos más, originarios de distintos estados fallidos africanos, algunos de los cuales no poseen sistema sanitario como tal o afirman “oficialmente” que el SIDA es una mentira del hombre blanco, nos están viniendo a España atraídos por la “sanidad universal” recientemente reinstaurada por Pedro Sánchez.

En sus países, estos enfermos encontrarían un brujo/chamán o en el mejor de los casos a un “oenegeta altruista” de ‘Médicos sin Fronteras’ para darle una pastilla efervescente; en España encuentran asistencia hospitalaria gratuita total, costeamiento de sus carísimos tratamientos clínicos y mejor situación en las listas de trasplantes que los españoles que se van de una comunidad autónoma a otra.

Bajo el anterior gobierno del PP, la asistencia sanitaria a los inmigrantes ilegales, pese al famoso decreto de 2012 que se la retiraba, se mantenía en la práctica, y las comunidades autónomas -incluso del PP- se saltaban a la torera el decreto para dar la asistencia sanitaria integral a los ilegales. Lo que dicen que ha “reinstaurado” Pedro Sánchez como “sanidad universal” (entiéndase para el “universo” inmigrante discriminando al español) no es nuevo. Siempre ha existido desde que existe invasión. Pero a estas alturas de la película, cuando España ya lleva más de 20 años siendo invadida, los españoles deberían reflexionar contundentemente sobre el hecho de que tengamos una casta política tan miserable y canalla como para permitir que en la sanidad española haya listas de espera y demoras interminables, tratamientos y servicios básicos no cubiertos o trabas burocráticas absurdas para obtener asistencia sanitaria y farmacéutica cuando alguien se va a otra comunidad autónoma, mientras a los inmigrantes ilegales se les da sanidad completa gratuita con el 100 por cien costeado. ¿Costeado por quién? Por usted y yo. Por quienes trabajan, y son hijos o nietos de españoles que levantaron este país, y que pagamos impuestos pero que no tenemos el derecho de disfrutar para lo que se deberían de emplear, que es para una sanidad pública unificada para toda España y de calidad verdadera, y no para el “hospital universal” de inmigrantes en que han convertido la sanidad española.

J. M. Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *