Silencio frente a las agresiones sexuales perpetradas por inmigrantes en Valencia

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas inclusivas del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, impulsora de la paga de 532 euros a inmigrantes ilegales empadronados en la comunidad y máxima exponente de las políticas proinmigracionistas, ha vuelto a eludir, una vez más, condenar y paliar lo que viene siendo tónica habitual en los “centros de menores”.

En los últimos tiempos, casos de agresiones sexuales a chicas mayormente adolescentes y menores de edad se han sucedido en toda la geografía valenciana de la mano de jóvenes africanos acogidos en los “centros de menores” de Oltra. Sucedió hace meses en el centro de Monteolivete -Valencia- caracterizado por una conflictividad espeluznante y casos de proxenetismo; también en Nules (Castellón) donde desaparecieron tres menores, y hace pocos días ha sucedido en la localidad valenciana de Buñol, donde una joven ha denunciado la intimidación y el abuso con tocamientos por parte de uno de los “menoresde Oltra” en medio de las fiestas locales de la población valenciana.

Todo ello ante la vergonzante quietud, e incluso el silenciamiento informativo descarado por parte de las autoridades políticas valencianas en una práctica similar a la de Suecia o a Alemania con los casos de violaciones masivas por parte de “refugiados”.

La consecuencia dramática y violenta de la implantación del multirracialismo, habitual en los guetos de Paris o Londres, se ha trasladado definitivamente a España. En estos casos no hay ninguna manifestación “feminista”. Ni ninguna concentración lacrimógena de protesta de esas de lazos morados contra la “violencia machista”. Y es que -hemos de recordarlo- sólo los varones heterosexuales y de raza blanca del heteropatriarcado español pueden delinquir; eso dicen los “progresistas de izquierdas”.

J. M. Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *