Madrid: vecinos y comerciantes denuncian la impunidad y agresividad de los manteros

«Llegan sobre las 11 de la mañana y cuando yo salgo de trabajar a las cuatro de la tarde todavía están aquí, ocupando toda la calle; no se puede ni andar», protesta un trabajador de la zona, que denuncia que «cuando salen corriendo» al ver a la Policía no miran a su alrededor. «He visto cómo tiraban al suelo a una señora».

Y no es un hecho aislado. Hace apenas unos días saltaba a la escena mediática el caso de una sevillana de 27 años que, tras ser arrollada por una turba de manteros, sufrió fracturas en seis vértebras que le obligan a seguir un tratamiento de rehabilitación durante meses. “Iba paseando a mi madre, que está en silla de ruedas, y me pasaron todos por encima”, denunciaba la joven.

“Veo carreras todos los días, empujones, caídas… Actúan con una total impunidad», protesta un vigilante de seguridad de un comercio de la calle, que asegura que, cuando detectan a los agentes, los vendedores salen huyendo rapidísimo.

«Tiran de la manta y comienzan a correr», señala otro trabajador de la vía. «No es su intención, pero empujan a la gente. No miran si hay una abuela o un niño», precisa el trabajador, que asegura que los sábados y domingos en las grandes superficies como Primark se puede llegar a colapsar la entrada. «Si se tuviera que desalojar el edificio tendrían un problema grave», aprecia.

Según explican fuentes municipales, la estimación del Consistorio madrileño es que hay entre 150 y 200 manteros en las calles de Madrid, principalmente en el distrito Centro, pero es difícil de calcular porque es un sector que oscila mucho. Desde los sindicatos policiales señalan que después de los incidentes de Lavapiés ocurridos en marzo tras la muerte de un mantero por causas naturales, no ha habido ninguna modificación sobre el procedimiento a seguir, pero destacan la falta de agentes en la zona en verano.

Luz Marrero

4 comentarios sobre “Madrid: vecinos y comerciantes denuncian la impunidad y agresividad de los manteros

  • el 7 agosto, 2018 a las 4:10 pm
    Permalink

    ¿tan dificil es quitarles la bolsa esa grande todos los dias y todos los dias quemar lo que contiene?

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2018 a las 2:06 pm
    Permalink

    La calle es de los invasores porque Carmena así lo ha querido y los españoles lo permitimos.
    Si un día la sacan a gorrazos del ayuntamiento y la plantan entre los manteros, veremos a ver cómo sale y si sale.
    Carmena, no hay cojones.
    Por cierto, alimaña, ese día, aunque aún no lo veas, llegará porque los españoles estan muy hartos de la gentuza como tú, personificación de la hispanofobia parásita y subvencionada.

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2018 a las 4:41 pm
    Permalink

    Creo que los verdaderos culpables del problema son los miles de jilipollas que les compran los productos.

    Respuesta
  • el 11 agosto, 2018 a las 4:54 pm
    Permalink

    Creo que una parte importante de la responsabilidad la tienen los jilipollas que les compran sus productos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *