Salvini, la solución no es el reparto de inmigrantes

Si los irregulares siguen siendo desembarcados en Italia la ruta del Mediterráneo central seguirá abierta para la inmigración ilegal. El hecho de que, a partir de ahora, sean distribuidos por los estados de la UE podrá ser esgrimido por Salvini como una victoria pírrica ante su electorado. Porque el mal, la inmigración masiva, seguirá sacudiendo a Italia y el resto de Europa.

Así lo denunciaba CasaPound Italia, que apuesta por prohibir el desembarco de cualquier embarcación con inmigrantes ilegales. Esta medida sí garantiza la soberanía frente a las mafias y a las oenegés inmigracionistas. Y además es avalada por el éxito con el que se ha aplicado en Australia.

El Gobierno italiano está sometido a una fuerte presión internacional. Pero no hay una vía intermedia para la inmigración masiva. O se abren las puertas o se cierran a cal y canto. O se aplican medidas contra la inmigración ilegal o todo queda en demagogia populista. Las primeras sombras entorno a Salvini pueden estar apareciendo en el horizonte.

Francisco Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *