Las dimisiones y Trump matizan el «brexit» blando de May

La primera ministra británica, Theresa May, aceptó, ayer en el Parlamento, todas las enmiendas presentadas a su Libro Blanco por los parlamentarios partidarios de aplicar el mandato popular, expresado en el referéndum sobre el «brexit». La decisión se produce tras la dimisión de hasta nueve colaboradores de May, contrarios al denominado «brexit» blando, y la visita de Donald Trump, que se mostró muy crítico con May.

La política conservadora maniobra así para evitar ser desalojada del número 10 de Downing Street. Además, May rechazó rotundamente la posibilidad de celebrar un nuevo referéndum, tal y como proponen los laboristas pro-UE.

Ángel Aguado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *