Pedro Sánchez se rinde a los independentistas

No sé trata de una rendición sin condiciones. Pedro Sánchez va a acceder a casi todo a cambio de cierta tranquilidad en lo que le resta de legislatura. Es decir, el presidente del Gobierno es un vendido.

Asumir mansamente la extradición de Puigdemont únicamente por malversación, sabiendo de lo absurdo de la decisión del tribunal alemán, es algo despreciable. Más que un líder, el presidente se asemeja, en su triste carrera gubernamental, a un sufrido cabestro de San Fermín vareado, en este caso, por Torra e Iglesias. El futuro que nos depara este ambicioso y arribistas es tan oscuro como la boca de la puerta de chiqueros. Y además huele a mierda

Carlos Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *