La «Comisión de la Verdad» será la checa de Pedro Sánchez

La ofensiva contra los derechos fundamentales y libertades públicas, reconocidas constitucionalmente, que el Gobierno se dispone a lanzar tendrá en la denominada Comisión de la Verdad su principal instrumento. Dicha Comisión se constituirá como un órgano represivo de configuración política, potestades sancionadoras extraordinarias y carácter parajudicial.

Se perseguirán las opiniones a favor de la España nacional o el régimen de Franco. En este sentido, la libertad de expresión, asociación, manifestación o cátedra se verán seriamente socavadas.

De no plantear ningún grupo parlamentario cuestión de inconstitucionalidad a la reforma de la Ley de Memoria Histórica, sanciones y condenas recaerán sobre los ciudadanos. Serán ellos los que, de presentar recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, puedan llegar a tumbar los aspectos limitativos de las libertades que contempla la norma socialista.

Carlos Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *