Paulino Uzcudun Eizmendi: “Por nada del mundo dejaría de ser español”

“Yo soy el primer español que ha luchado contra el comunismo“, diría Paulino Uzcudun, mítico púgil, de su combate frente al campeón soviético, Alex Touroff. Al que tumbase, allá por 1923, al tercer asalto. Hoy, 5 de julio, se cumple el 33º aniversario de la marcha definitiva de este vasco inmortal. Fueron 86 intensos años marcados por dos pasiones: el boxeo y España.

“Aizkora” al hombro y tronco de haya a los pies

 

Uzcudun se inicia en el deporte como aizcolari, descargando golpes de hacha sobre troncos de haya. Durante su servicio militar da los primeros pasos en el mundo del boxeo. Viaja por Europa y se mide y victoriosamente a los campeones francés, holandés e ingles. En 1924 ya es campeón de España. Y en 1926 se alza en Barcelona, frente al italiano Erminio Spalla, con el título europeo de los pesos pesados. Uzcudun es un mito en Guipúzcoa y en el resto de nuestro país. Será recibido en San Sebastián por más de 100.000 incondicionales.

Inicia entonces una gira americana, llegando a conquistar a los amantes del, por entonces, deporte de las 12 cuerdas. En un intercambio de golpes y combates épicos, Uzcudun se enfrentará, entre otros, a Harry “Pantera negra” Wills, al teutón Max Schmeling o a Max Baer.

 

La báscula, Harry Wills y Paulino Uzcudun

 

Es la época de la prohibición, de los años dorados de Hollywood y del boxeo. Conoce a Al Capone, del que dirá: “Sería un gángster, pero yo le digo que era un tío muy simpático. Gordo y alegre. Tenía en la cara una cicatriz de un tiro que le dieron en Chicago”. También le ofrecen la nacionalidad estadounidense, a la cual rehúsa. “Por nada del mundo dejaría de ser español”, afirmará Uzcudun.

 

Uzcudun y Primo Carnera mano a mano

 

Pero será su combate por el título mundial de los pesos pesados, frente a Primo Carnera, el que lo catapulte a la leyenda. El italiano había prometido tumbar al de Errezil por KO. El choque tiene lugar en Roma, el 22 de octubre de 1933, con el Duce Benito Mussolini como testigo. Tras una sucesión de asaltos, en los que Uzcudun arranca los aplausos del público romano, los jueces dan una ajustada y polémica victoria a los puntos al gigante Carnera.

Siendo ya muy veterano combatirá frente a Joe “Bombardero de Detroit” Louis. Uzcudun tiene 36 años y Louis 21. Es el 13 de diciembre de 1935. El Madison Square Garden neoyorquino será el escenario de la única derrota por KO de nuestro campeón. “Nunca me he visto obligado a pegar tan fuerte para derrotar a un adversario”, dirá el coloso de ébano. “Es mi primera caída y la última”, declarará, por su parte, el guipuzcoano.

Uzcudun regresa a una España contra las cuerdas que no deja de encajar los golpes que le propina, de forma inmisericorde, el izquierdista Frente Popular. Además de boxeador, Uzcudun era falangista de primera hora. Un “camisa vieja” de la Falange vasca. Ni va a tirar la toalla ni abandonará el sangriento ring en el que dramáticamente se va a convertir España entera.

Tras el 18 de julio, como patriota español, tomará las armas por el Alzamiento. Se dice que formó parte de los comandos falangistas que se entrenaron para dar un golpe de mano y liberar a su Jefe, José Antonio Primo de Rivera, de su fatal cautiverio en Alicante. Lamentablemente, la operación es cancelada y José Antonio será fusilado por la República. Durante toda la contienda y la inmediata posguerra, Paulino Uzcudun será un símbolo de la España Nacional.

 

Paulino Uzcudun de camisa azul, chapiri y mauser al hombro

 

Como toda vida de boxeador, los últimos años de este héroe no serán fáciles. Además, por desgracia, España no suele ser muy grata con sus mejores hijos. En su retiro, en la madrileña localidad de Torrelaguna, conocerá la arterioesclerosis, que reduce la movilidad del “Toro vasco”. Sin embargo, las muletas no pudieron ya impedir que su epopeya marchara imparable hacia la eternidad.

Francisco Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *