Albergues para los inmigrantes y el raso para los españoles

Mientras la Barcelona de Ada Colau espera, con los brazos abiertos y las bragas por los tobillos, a los inmigrantes del «Open Arms», la sede madrileña de Hogar Social era desalojada por la Policía Nacional. Si bien, el calificativo de Nacional habría que entrecomillarlo. Pese a que el nombre oficial del cuerpo es Policía Nacional, me quedo simplemente con el de Policía. Es que «nacional» apela, directa o indirectamente, a cierto patriotismo. Y eso de emprenderla a porrazos con auténticos patriotas, por mil y pico euros, me parece más bien labor de mercenarios sin conciencia nacional alguna.

Pedro Sánchez reparte ropa a los inmigrantes, que éstos luego tiran en los contenedores de basura. A unos señores que traen de África los últimos modelos de teléfonos iPhone y Samsung, unas prendas que no sean de Nike, Adidas o Gucci les deben parecer unos andrajos, claro. Sin embargo, la Delegación del Gobierno socialista en Madrid ordena a su policía un desalojo nocturno y alevoso. Pero no se quedan ahí, sino que impiden a los activistas de Hogar Social que saquen de su edificio la comida con la que alimentan a nuestros compatriotas.

Porque estos hombres y mujeres del Hogar Social no reciben subvenciones. Ningún ayuntamiento o comunidad autónoma les proporciona un céntimo para que desempeñen su labor. Esa es una de las dos grandes diferencias del abismo que los separa de los paniaguados de las onegés inmigracionistas. La otra es que la gente de Hogar Social -muy joven, en su mayoría- trabaja para los españoles. Para nuestros compatriotas, que reciben los palos por parte de este o del anterior Gobierno, mientras que los inmigrantes se quedan con las zanahorias. Hortaliza que los migrantes -ese nuevo eufemismo bucólico para denominar a la invasión- consideran una miseria y una verdadera mierda. Porque los «refugees» con menos de una paga y una vivienda gratuita no se conforman.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *