Judas Priest y Ozzy Osborn demuestran en Madrid que el metal no ha muerto

Han sido tres días de conciertos en los que decenas de miles de fanáticos del heavy han recalado en la capital de España. El “Download Festival” volvió a ser el epicentro de este fenómeno musical, al que puede calificarse de clásico.

Pero fue ayer domingo cuando la exaltación de las guitarras con cuerdas de acero llegó a su punto álgido. Ni la actuación, algo floja, de Marilyn Manson, el primer día del festival, ni la de los Guns N’ Roses, que durante su concierto de tres horas y media del viernes lo dieron todo pero no terminaron de conectar con el público, electrizaron los ánimos de los presentes.

Los veteranísimos Judas Priest y Ozzy Osborn hicieron posible que este evento musical no pasase sin pena ni gloria. Los Judas – que acudían a Madrid tras tener que prescindir de su histórico quitarrista, Glenn Tipton, afectado por el parkinson- consiguieron meterse al público en el bolsillo desde el primer tema de su actuación. El “Stage 2” se quedó pequeño para los seguidores de la banda que se apiñaban frente a los británicos.

Fue Ozzy Osborn en el que, ante 40.000 fieles, puso el broche final al “Donwload”. El “Paranoid” resonó en la noche madrileña como el himno de un estilo musical que, pese a la música de consumo y al reguetón, sigue teniendo mucho que decir.

Francisco Alonso

3 comentarios sobre “Judas Priest y Ozzy Osborn demuestran en Madrid que el metal no ha muerto

  • el 1 julio, 2018 a las 3:17 pm
    Permalink

    El “metal” es música satánica. Ya sé que mas de uno que lea se burlará pensando algo como “estos chupacirios”. Bien, piensen lo que quieran, pero este tipo de música seguirá siendo satánica como que Satanás no es un mito y como que Dios existe y se encarnó en Jesucristo. Se refuerza mi tesis de que España no tiene remedio.

    Respuesta
    • el 1 julio, 2018 a las 7:46 pm
      Permalink

      Hombre, pues entre el metal y el flamenco que por mucho que la gente lo piense es una musica gitana y no española, para mi no hay color. Y ya mejor no compararlo con la bazofia reggatonera que nos hemos importado gracias a nuestros “hermanos” del otro lado del charco y que curiosamente por lo que he podido comprobar a la mayoria de españolas las encanta, a pesar de que las denigra y trata como objetos, cosa que no suele hacer el metal.
      Pero bueno, para gustos los colores.

      Respuesta
      • el 2 julio, 2018 a las 8:34 am
        Permalink

        Desde luego, el flamenco es básicamente música gitana y la mayor parte del mismo es inaudible, y sin embargo es la identificación musical de España, una pena. Lo del reguetón y las reguetonas es patético. Como decía: es normal que así esté España.

        Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *