La caída del comunismo propició el descenso de abortos

Durante el régimen comunista que, con puño de hierro, dominó la extinta URSS el aborto fue el medio de planificación familiar impuesto por los bolcheviques. Había el doble de abortos que de nacimientos. Por cada niño que nacía otros dos eran exterminados por las autoridades soviéticas. Este Holocausto comenzó a remitir tras el colapso del régimen rojo.

Actualmente, pese a que las cifras siguen siendo escalofriantes, por cada 100 niños que nacen en Rusia, se producen 46 abortos. En Europa occidental, la cifra es de 20 abortos por cada 100 nacimientos.

Pese a que el aborto es libre y gratuito en Rusia, las autoridades del gigante eslavo están intentando revertir la tendencia que impusieran los comunistas. En este sentido, Veronika Skvortsova, ministra de Sanidad, señala que se han puesto en marcha medidas para la ayuda psico-social de las mujeres embarazadas. El número de abortos descendió, durante 2016, un 8%. Cifra que supone 58.000 interrupciones del embarazo menos.

Ángel Aguado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *