El juez investiga al gitano con 30 hijos en Granada por posibles abusos sexuales a sus hijas

Juan Heredia, el padre de Marchal (Granada) con 30 hijos y cuatro esposas, no sólo desatendió a sus vástagos, sino que, además, pudo haber abusado sexualmente de ellos. Al menos, de tres de sus hijas según la investigación que mantiene abierta el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Guadix después de que una de ellas diera la voz de alarma y denunciase los supuestos abusos contra ella y contra dos de sus hermanas. 
 
Heredia fue noticia esta semana porque la Junta de Andalucía le ha retirado la tutela de once de sus 30 hijos -fruto de su relación polígama con cuatro mujeres- al considerar que se encontraban en situación de desamparo una vez que los técnicos de los servicios sociales constataron que no estaban siendo atendidos adecuadamente y que, incluso, su integridad no estaba garantizada. 
 
De hecho, el padre de las menores, conocido como el Canuto, se encuentra en libertad provisional y en situación de investigado -lo que antes se conocía como imputado- por un delito de abusos sexuales contra tres de sus hijas. 
 
Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han confirmado que fue el año pasado cuando una de las pequeña pidió ayuda en el colegio y denunció los supuestos abusos de los que era objeto por parte de su padre. Se activó entonces el protocolo para estos casos y, tras certificar su credibilidad la Fundación Márgenes y Vínculos, el juzgado y la Fiscalía de Menores acordaron tomar declaración a la menor, que relató no sólo abusos, sino malos tratos que hizo extensivos a dos de sus hermanas. Estas dos menores aún no han prestado testimonio al estar pendiente del informe de credibilidad. 
 
El Canuto, por su parte, negó ante el juez los hechos, como esta semana rechazó que ninguno de sus hijos haya estado desatendido al tiempo que se quejaba de la actuación de la Junta al retirarle la tutela de once de sus 30 vástagos, aunque en un reportaje emitido en el programa Comando Actualidad de Televisión Española, él mismo enseñaba la vivienda en la que se hacinaba la familia y los colchones en los que dormían, en el suelo, los más avispado porque no había para todos. 
 
«Trabajar, no trabajé nunca», decía riéndose Heredia ante la cámara, a la que además declaró que tenía «mogollón de hijos» y que de sus cuatro esposas, dos vivían en Castilla La Mancha y las otras dos con él, en El Marchal. A una la entrevistó el reportero de TVE y ella contó que se había casado con El Canuto cuando sólo tenía doce años. 
 
Luz Marrero   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *