Hungría frena en seco a las onegés inmigracionistas

Finalmente, el Parlamento húngaro dio ayer luz verde a un paquete de medidas contra las oenegés que trafican con inmigrantes. Se penará, con hasta un año de prisión, a aquellos individuos y organizaciones que ayuden o asesoren a los ilegales que traspasen las fronteras magiares.

Además, el primer ministro húngaro, Vikor Orbán, va a impulsar una reforma de la carta magna para frenar constitucionalmente a la inmigración masiva. Se trataría de la prohibición de reasentar población extranjera, excepto la europea, en territorio húngaro.

Medidas como la denominada ley «Stop Soros», aprobada ayer, han posibilitado que únicamente el 1,5% de la población en Hungría sea extranjera. Afortunadamente para los húngaros, el 66% de estos inmigrantes son europeos.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *