España se muere

¡Qué causalidad! Llegan los inmigrantes del Aquarius -esos que, según dícen, van a pagarnos las pensiones- y el Instituto Nacional de Estadística publica el informe «Movimiento Natural de la Población». Aunque la coincidencia de ambos sucesos es más que sospechosa, los datos son demoledores para el futuro de nuestro país. España se muere.

Que haya aumentado el número de decesos, cuando se produce un envejecimiento poblacional, no es preocupante. Pero el descenso de los nacimientos sí que lo es. De más de 650.000, en 1975, a 350.000, en 2017. Las mujeres españolas tienen 1,25 hijos de media y las extranjeras, afincadas en España, un 1,75. La tasa de reposición se encuentra en 2,1 hijos por mujer.

Pero a la población española, en general, esto le importa un pimiento. Me refiero, más específicamente, a esos incipientes cuarentones y treintañeras tardías. A los que les preocupan cosas muy distintas. A ellos, generalmente, el último juego para la Play, si el Madrid o el Barça se disputan el fichaje de fulano o mengano o si, fíjate qué coquetos, les queda mejor la barba o el rasurado. A ellas, el ponerse unos guantes de boxeo y aporrear un saco, y así sentirse poderosas y empoderadas, o subir esta u otra foto a Instagram.

Este es el día a día de una generación que ve la vida pasar con un gin tonic en la mano y un móvil en la otra. Creyendo que los tatuajes podrán impedir el paso del tiempo o dejar de evidenciar los descolgamientos de carne en brazos, muslos y culo, fruto del inexorable paso a derechas de las manecillas del reloj.

Francisco Alonso

Un comentario sobre “España se muere

  • el 20 junio, 2018 a las 2:52 pm
    Permalink

    España católica preconciliar, ignorando a las autoridades de la iglesia conciliar modernista y traidora si es necesario, tenemos suficiente con la Tradición.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *