Protesta antiinmigración en el puerto de Valencia

Parece que el pueblo español ha decidido suicidarse y muchos de aquellos que se autodenominan “patriotas” han preferido seguir desde el sofá el Mundial mientras protestan contra la inmigración en la barra del bar.

El sábado, convocaba una concentración el partido España2000-Respeto, contra la decisión del Gobierno de acoger a más de 600 inmigrantes en nuestro país; y sólo poco más de medio centenar de personas acudieron a secundar la protesta.

Un leve grito de protesta en medio de la penumbra de la sordera y mutismo generalizada ante una nueva oleada de multiculturalismo subvencionado por un Estado, el español, autodirigido por la Unión Europea.

En medio de la clásica nube de periodistas y fotógrafos ávidos por criminalizar y falsear el objeto de la concentración, la organización convocante del acto, por boca de su asesor jurídico Jose Luis Roberto, lanzó un discurso que clamó contra la mafia de tráfico ilegal de seres humanos llamada “oenegés”, las cuales cuentan con la hipócrita y suicida solidaridad impuesta por la odiosa corrección política y por los gobiernos europeos que, como el español, pretenden dilapidar el bienestar social de la civilización europea a resultas de un proceso criminal de invasión migratoria.

Cientos o miles de patriotas nominales de “teclado”, se quedaron haciendo alegatos antiinmigración desde el ciberespacio.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *