Los ancianos españoles mueren solos y los inmigrantes siempre están acompañados

Periódicamente, vemos en los medios de comunicación casos de ancianas o ancianos españoles que mueren en sus casas y que, durante años, nadie repara en ello. Quedan momificados en la soledad de su hogar o se descomponen como, para sus familiares y para las administraciones, se descompuso su recuerdo.

Las puedes ver en las colas del supermercado, vaciando sus monederos de calderilla y céntimos para que se los cuente la cajera. Después, desafiando a la gravedad y casi haciendo equilibrio marchan con su compra hacia sus casas. Entre los productos que llevan hay alguna lata de comida para un gato o un perro, los últimos seres con los que podrán compartir afecto.

Hombres y mujeres que trabajaron, parieron, cotizaron, criaron hijos y nietos, hicieron su servicio militar y algunos, ya muy pocos, vertieron sangre por nuestro país. Todos ellos, o casi todos, contribuyeron, en mayor o menor medida, a hacer de España un país en el que la vida fuese más fácil y los españoles tuviesen un futuro mejor.

Pero hoy, todas estas personas dejan de contar cuando ya no pueden asistir a una manifestación. Porque a nuestros mayores se les instrumentaliza y poco más. Unos, la derecha, para decir que solamente ellos pueden mantener el sistema de pensiones de los saqueos socialistas. Los otros, la izquierda, clamando contra lo paupérrimo de las pensiones y no haciendo nada, al respecto, cuando llegan al poder.

La falta de asistencia a estas personas la tendrá la derecha o la izquierda, la crisis, los Presupuestos Generales del Estado, la Ley de Dependencia, tal o cual votación en el Congreso, los votos de esta u otra minoría en el Senado o alguna disfunción en cualquier consejería de vete tú a saber qué comunidad autónoma. Qué más da. Ya casi ni se les escucha y no tienen redes sociales. Apenas pueden arrastrase para votar. Y, además, no salen rentables y consumen muy poco.

Sin embargo, ayuntamientos, comunidades autónomas y todo el Estado ha preparado minuciosamente la acogida de los inmigrantes ilegales del Aquarius. Mimo, detalle y que no les falte de nada. Al fin y al cabo, hay que cuidar a los recursos humanos que, para jolgorio de los mercados, llegan a nuestras costas.

Francisco Alonso

Un comentario en “Los ancianos españoles mueren solos y los inmigrantes siempre están acompañados

  • el 17 junio, 2018 a las 4:39 pm
    Permalink

    Se te ha olvidado decir quienes son los principales culpables de que muchos esten casi siempre solos: sus familiares, que muchos les dan la espalda y no los cuidan y si en un momento no puede valerse por sí mismo lo mandan rápido a la residencia aún pudiendo cuidarlos ellos mismos muchas veces o pudiendo pagar a alguna chica que les cuide mientras uno trabaja; prefieren mandarlos a la residencia y quitarles la ocasión de pasar con los hijos y nietos sus últimos años de vida. Y en eso hay que reconocer que muchos inmigrantes sobre todo musulmanes tienen mas respeto por sus ancianos. Por desgracia en España ya no se mira tanto por la familia como antes.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *