¿Y por qué nos toca pagar a nosotros?

Parece que lo hacen aposta. Copan la sanidad y la educación pública de inmigrantes. Y así, los españoles nos vemos abocados a pagar seguros médicos privados. O a evitar que nuestros hijos queden anegados en las aulas muliculturales, sufragando colegios de privados. Si se puede, claro. Que mil euros dan para poco.

A este modelo económico, y a su sucursal política, también le sirve la inmigración para degradar los servicios sanitarios, educativos y sociales. De este modo, van empujando a un número creciente de españoles hacia lo privado, en detrimento de lo público.

Viendo las salas de espera, los colegios públicos -y los concertados, sobre todo- atiborrados de inmigrantes uno llega a pensar «que cada uno se pague lo suyo». Porque se tiene la fehaciente certeza de que estas personas no han contribuido a los servicios de los que se benefician.

Sin embargo, para los inmigrantes siempre habrá dinero. Aunque la sanidad y educación públicas fuesen liquidadas, siempre habría partidas presupuestarias para satisfacer las necesidades de los inmigrantes. Y esto es así porque son rentables para el modelo económico que hoy nos gobierna.

Así que, en vez de tira por la calle del medio, es hora de pensar en recuperar nuestra sanidad y educación pública, apoyando a quienes quieren controlar la inmigración.

Carlos Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *