Pedro Sánchez: el nuevo benjamín del ultracapitalismo

A los niveles bananeros de un Gobierno de puro y duro postureo circense, pero con los peligros de una inminente devastación favorable a los intereses del sistema capitalista. Así podría calificarse el panorama que augura el Gobierno “flower power” de Pedro Sánchez . Con ministros y ministras metidos en fangos corruptos y corruptores de primer nivel. Entre ellos, un recién dimitido ministro de Cultura condenado por fraude fiscal, una ministra de Hacienda denunciada por prevaricación y enchufismo, en su época en la Junta de Andalucia, o uno de Agricultura imputado por haber colaborado en una trama de robo de agua.

El Gobierno socialista ya ha demostrado su montaraz ultraliberalismo de sumisión a Bruselas y al FMI: no va a derogar la reforma laboral pepera de 2012, ni a revalorizar las pensiones de nuestros mayores, ni va a meter el machetazo fiscal a las Sicav ni a grandes fortunas especuladoras. Su política, con algún retoque de maquillaje, va a ser continuísta de la de Rajoy, contando con la callada cómplice de los dos grandes sindicatos parásitos.

La mejor constatación de la pleitesía del nuevo Gobierno hacia el capitalismo globalista es su apertura entusiasta al capricho de las mafias que trafican con seres humanos, llamadas oenegés.

Los 629 africanos del ‘Aquarius’, a los que se dará fraudulentamente el estatus de refugiados (con los derechos sociales equiparables a los de un nacional español, que lleva aparejados tal condición), son el planificado “efecto llamada” a otros cientos, miles y millones. Que vendrán en los próximos años, continuando así la inserción plena de España en el proceso de la globalización emprendido, a finales de los años 90, cuando, gobernando Aznar, nuestras fronteras se convirtieron en el coladero de una invasión masiva. La cual continuó en todo su esplendor con ZP y sus “papeles para todos” y prosiguió con Rajoy, bajo cuyo Gobierno ha habido semanas en las cuales más de mil inmigrantes han rebasado nuestras fronteras por tierra o mar.

 

A Merkel ya se le están cayendo las braguitas con nuestro presidente. Ella metió en Alemania más de dos millones de ilegales, a los que disfrazó de “refugiados”. Nuestro Pedrito comienza el mismo plan de la canciller alemana a resultas de los 629 “refugiados” del Aquarius.

Por algo se empieza…

J. M. Pérez

Un comentario en “Pedro Sánchez: el nuevo benjamín del ultracapitalismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *