Litio se encuentra ya en Granada

Hacía un siglo que las patas de un lince no pisaban Cataluña. Pero Litio, el lince ibérico que ha atravesado la Península de punta a punta, ha recordado, a quienes quieren establecer una frontera al sur de los Pirineos, que la tierra catalana es tan tierra hispana como la castellana o la vasca. Ha sido un verdadero 155 que la naturaleza envió, en forma de felino, hacia los dominios de Torra y Puigdemont.

Litio se encuentra ya en Granada, donde los técnicos están evaluando su estado de salud antes de devolverlo al campo. No les fue fácil atrapar al lince. Pero finalmente, el 6 de junio, en Santa Coloma de Cervelló, terminó la aventura de este hermano que ha querido vivir libremente en este país acotado por el egoísmo y el rencor.

Carlos Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *