Los inmigrantes del Aquarius tendrán estatus de refugiados

El reconocimiento de esta condición, otorgará a cada inmigrante el permiso de residencia y trabajo de manera automática, así como un importante acortamiento de los plazos para obtener la nacionalidad española. No podrán ser deportados en ningún caso y podrán beneficiarse de la misma protección social que un nacional.
 
La Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana ha anunciado en la reunión de la comisión mixta para la atención y acogida de refugiados y desplazados forzosamente que concederá el estatus de refugiado y de personas en acogida a los 629 inmigrantes que viajan en tres barcos desde la costa italiana hasta Valencia por la situación “de emergencia y excepcionalidad”, al margen de la condición personal de cada uno de ellos, que será estudiada con detenimiento posteriormente. 
 
Así lo ha confirmado la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, que ha presidido la reunión en la que se han adoptado las medias del primer operativo de acogida que se les dispensará a su llegada a Valencia.
 
En España, uno de los beneficios más directos a los que accede un refugiado es que puede disponer de la ciudadanía española en cinco años, y no en los diez que están estipulados para un inmigrante normal. El estatuto de refugiado, además, le permite acogerse a políticas de extensión familiar, lo que implica que las mismas condiciones beneficiosas se aplican a padres e hijos, así como al cónyuge o pareja incluso a miembros de la familia, en función de las circunstancias. Una vez que se dispone de esa categoría, un ciudadano de otro país también recibe automáticamente una autorización de residencia y trabajo permanente, y no una de carácter temporal, como le ocurre a otro tipo de inmigrantes. También reciben un DNI y todos los documentos necesarios de viajes (pasaporte). Por circunstancias obvias, tampoco pueden ser deportados a su país en caso de que se pretenda expulsarles. 
 
Las medidas de protección afectan también a todos los servicios sociales a los que pueda acceder un español. Un refugiado, en este sentido, puede entrar en las listas del Inem. De forma automática recibe educación, asistencia sanitaria o social, y, por ejemplo, dispone de los mismos derechos que un nacional al acogerse a las medidas de protección en los casos de violencia de género y los programas que se crean para defender a las víctimas de este tipo de delitos. También tiene derecho a recibir formación continua y ocupacional, así como a utilizar la ayuda al retorno voluntario, que permite capitalizar el paro para regresar a su país.     

 
Luz Marrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *