«El golpe»

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy son dos timadores profesionales. Aunque más feos, bien podrían haber representado los papeles que Paul Newman y Robert Redford encarnaron, allá por 1973, en la mítica película «El golpe». Johnny Hooker y Henry Gondorff, respectivamente.

Pedro Sánchez se la ha jugado a Podemos. A Pablo Iglesias se le ha quedado cara de tonto. Pedro Sánchez ya es más feminista que Iglesias. Al fin y al cabo, el socialista ha nombrado más ministras que ministros y Podemos sigue sumido en un régimen de dirección susceptible, para las feministas, de reminiscencias heteropatriarcales (Iglesias-Montero, Kichi-Teresa López y, no hace tanto, Errejón-Maestre). Sánchez, con dos homosexuales en el Gobierno, entiende más de la cuestión gay que Iglesias. Borrell va a evidenciar el amancebamiento de los podemitas con los independentistas. Y Maxim Huerta le pone el toque glamuroso al Ejecutivo, izquierda caviar en estado puro, y deja a los de Iglesias la litrona, el calimocho, la okupa y las rastas.

Por su parte, Rajoy se la ha pegado a su principal rival, Albert Rivera. Aunque también a Vox, su competidor por la derecha. Antes de la posibilidad de una cita electoral, el expresidente prefirió dejar caer a España en manos de un Gobierno demagógico. Ciudadanos ha desaparecido de la primera plana de los telediarios, digitales y periódicos. Las apelaciones al voto útil del centro-derecha volverán a funcionar y, de hecho, ya están funcionando. Aunque no sea como antaño, el cierre de filas entorno al PP contra la izquierda va a restar votos a Rivera y puede frustrar las opciones de Abascal.

Pero los grandes primos de todo el golpe, como en tantas ocasiones, somos los españoles. Seremos nosotros a quien nos dejen desplumados y quienes pagaremos la facura. Ganadores o perdedores de la liza política, a los timadores les quedarán siempre las puertas giratorias, pensiones vitalicias y consejos de administración de empresas energéticas o gigantes financieros para salvar el tipo.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *