Miles de navarros salieron a las calles de Pamplona contra el imperialismo batasuno

Más de 30.000 personas se manifestaron ayer en Pamplona contra la imposición del euskera, por parte del Ejecutivo autonómico de la Comunidad Foral. «El euskera forma parte de Navarra, pero es hablado por una minoría. Saber euskera es un tesoro, pero no saberlo no es una enfermedad», señalaban los organizadores, al final de la marcha, en la lectura de un comunicado.

La manifestación fue apoyada por todos los partidos políticos en Navarra, con representación parlamentaria y sin ella, que no forman parte del bloque separatista que detenta actualmente el poder en esta región de España. Una coalición formada por Geroa Bai (PNV, EA y Baztarre), EH Bildu y Podemos mantiene en la presidencia de Navarra a la separatista Uxue Barkos. Desde su nombramiento, Barkos viene desarrollando una política de colonialismo lingüístico abertzale.

Al hilo de la moción de la reciente moción de censura, el PNV podría haber obtenido de Sánchez, como contrapartida a su apoyo, concesiones en las reivindicaciones expansionistas del independentismo sobre Navarra.

Carlos Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *