Pablo Iglesias necesita urgentemente una baja por riesgo durante el embarazo

Se nos puso a contar una película del Oeste en el hemiciclo, hablaba de «Billy el Niño», y pasó, de hacer pucheros, al llanto a lágrima viva y moco tendido sobre el escaño. Pablo Iglesias, desde que está embarazado, no es el mismo.

El líder de Podemos necesita, de forma urgente, una baja por riesgo durante el embarazo. Tuvo el antojo de una chalé en la Sierra, se lo ha comprado y ni eso le ha calmado sus cambios de humor. Ahora, al hilo de la moción de censura, vuelve a tener otro. En esta ocasión, se trata de ser ministro y de que Podemos entre en un hipotético Gobierno de Pedro Sánchez.

Esperemos, por el bien de Pablo y de todos, que se coja la baja. Así, con las piernas en alto para combatir la retención de líquidos y los tobillos hinchados, podrá ojear el catálogo de IKEA. Que la república independiente de su casa tiene 260 metros cuadrados construidos y 2.000 de jardín. Ahí tienes faena, Pablo.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *