Cuando el antiislamismo tiene una base sionista

Recientemente, servidor que escribe este texto, informaba y opinaba a través de este medio sobre la censura y el veto policial a un activista antiislámico llamado Tommy Robinson, detenido por informar sobre la espiral de violaciones a manos de musulmanes que vive Reino Unido.

En las últimas horas he podido saber (por fotos que se han difundido) que Robinson milita en organizaciones prosionistas – a favor del Estado de Israel- como la Liga de Defensa Inglesa (EDL).

Y ya que nuestro público lector, y yo mismo desde la redacción de Despiertainfo, tenemos un compromiso indeleble con la verdad sin medias tintas ni oscurantismos pondré ciertos puntos sobre las íes.

Ser sionista, como lo es Tommy Robinson, es defender un proyecto terrorista, que es el Estado judío de Israel y la esclavitud financiera y política sobre Occidente.

 

 

La inmigración islámica es una lacra que nos asola y que forma parte del inexorable proceso para descuajar la identidad de los pueblos de Europa y favorecer un proceso de sustitución étnica y cultural, y lo denunciaré siempre. Pero esta inmigración, el terrorismo que trae aparejado, y la colisión directa e impune con que se enfrenta a nuestra civilización, no podrían darse si esta Europa no se hubiese convertido en un vulgar apéndice de la globalización mundialista y en un correveidile del sionismo internacional.

El Banco Central Europeo, la Comisión Europea, el sistema financiero internacional, las élites rectoras de los Estados, y los grandes medios de masas, obedecen a las consignas supranacionales de fronteras abiertas impuestas por David Rockefeller e impulsadas a través de tentáculos como el Club Bilderberg.

“A través de la deuda se esclaviza a los Estados que a su vez deben esclavizar a los ciudadanos con los impuestos”; “el fin de las fronteras entre los Estados debe dar lugar a un gobierno mundial”. Son las premisas de la todopoderosa dinastía Rockefeller (figuran en discursos y “Memorias” de David Rockefeller), apuntaladas por el mencionado Club y ejecutadas por la Unión Europea y sus Estados.

El reconocido “filántropo” judío Soros, ha hilvanado, desde su megalomanía, subvenciones a los proyectos más antieuropeos: fomento del “welcome refugees”, de los movimientos LGTBI o pagos a entidades secesionistas catalanas de la generalidad de Puigdemont.

Israel, y su mamporrero –USA- han creado y armado el terrorismo islámico de Al Qaeda, Daesh e ISIS; el objetivo ha sido sembrar el caos total en Oriente Medio y destronar a regímenes estables y soberanos como el Irak de Sadam, la Libia de Gadafi o la Siria de al Asad. Hillary Clinton lo reconoció abiertamente. La política netamente genocida e intrusiva que Israel aplica en Palestina y en Oriente Medio, para hacer avanzar su estrategia de caos total y colonizar y usurpar, provoca terrorismo islámico enardecido que se vuelca sobre Europa como consecuencia de nuestra alianza con el matón de Israel que se llama EEUU y que tiene su alianza de vasallos en la OTAN.

Nadie crea que condenar el terrorismo islamista equivale a blanquear otro terrorismo que es político, económico y también militar, y que se llama sionismo. La doctrina política en la que milita Tommy Robinson no se puede ir de rositas porque, aunque tal vez Tommy no lo sepa, el Estado judío de Israel y su proyecto de dominio mundial son los padres y los agitadores de esos musulmanes que encuentran en Europa las Mezquitas pagadas por Arabia Saudi –aliada geoestratégica de Israel – así como las entidades defensoras de la inmigración islámica pagadas por bancos y especuladores como Soros y toda la élite bancaria occidental imbuida del clan Rothschild a cuyas faldas medró, por cierto, el proinmigracionista e islamófilo Presidente francés Macron.

Ataques de falsa bandera y operaciones mediáticas se han entremezclado para ensangrentar el mundo desde el final de la IIª Guerra Mundial.
El islamismo en Europa es UN problema, pero el sionismo es EL problema.

J.M. Pérez

5 comentarios sobre “Cuando el antiislamismo tiene una base sionista

  • el 30 mayo, 2018 a las 6:24 pm
    Permalink

    ¡¡Estupideces superlativas!! Israel es un estado legal, los terroristas son los p… «FARSA»estinos.

    Una vez mas apelo a la historia. El nombre de «Palestina» fue una imposición romana, no existiendo ningún «pueblo», «raza», «etnia», «tribu» o lo que sea palestina, así que no vengáis con verdades que no son. Los «FARSA»estinos, si a alguien se parecen, es, mire usted por donde, a los nacionalistas catalanes y vascos, que hablan de tener una historia que para nada tienen porque nunca han sido nación ni tampoco hay diferencia étnica, quizás un poco los vascos, pero los vascos primogenios, los llamados «bascones» no eran mas que unas tribus diversas asentadas por aquella zona a los que ni siquiera romanizaron porque a los propios romanos esa zona les importó bien poquito.

    En cuanto al Islam, el Islam nunca debió existir, una de las mejores cosas que le pudo pasar a la humanidad y desgraciadamente no ocurrió, es que ese pedófilo analfabeto de Mahoma hubiera fallecido durante el parto, así de claro.

    El Islam debería ser total y absolutamente erradicado de la faz de la Tierra.

    Respuesta
    • el 30 mayo, 2018 a las 9:42 pm
      Permalink

      Aunque no hubiera antes un estado palestino, ellos están en su tierra. Y tal y como demustran los estudios de genética de poblaciones, las poblaciones de Siria, Líbano, Palestina y Jordania tienen sus propias características, distintas de las gentes de la península arábiga, así como de Egipto o del Magreb (esta última con amplia base genética bereber). Por lo tanto, si la genética dice que los palestinos son de allí «de toda la vida» (siglos y siglos), el hecho de que absorbieran un poco de población arábiga en la Edad Media, y se arabizaran (lengua) e islamizaran (religión), no es más que un cambio cultural en su pueblo, no significa que no sean de allí. Los que de verdad no son de allí, son los judíos askenazies y los sefardies (tal y como demuestra otra vez mas la genetica de poblaciones, que los sitúa a una distancia genética media entre la mayor parte de los europeos y las poblaciones de Oriente Próximo, y es que al fin y al cabo los askenazies descienden principalmente de gente de Europa del Este que se convirtió al judaismo en el siglo VII (en el imperio jázaro). En lo del Islam, no me gusta nada esa religión, pero erradicarlo es imposible, a no ser que estés tan loco como para aspirar al mayor genocidio de la historia. Dicho esto, añado: FREE TOMMY ROBINSON, DECIR LA VERDAD NO ES DELITO y gracias por su lucha contra la islamización de Europa.

      Respuesta
  • el 30 mayo, 2018 a las 9:16 pm
    Permalink

    Soy pro-palestino moderado (pro-palestinos laicos y pro-idea de los dos estados dada la situación actual, ya irreversible a estas alturas a un solo estado), pero este texto mezcla churras con merinas a más no poder. El sionismo es únicamente el nacionalismo judío de Israel, punto. Dar por hecho que una persona que apoya a Israel en el conflicto con Palestina, apoya por tanto a la alta finanza o a Soros, es cuanto menos atrevido. Tommy Robinson ha sido injustamente encarcelado por el delito de INFORMAR DE QUE UN PUÑADO DE PAKISTANIES HABIAN ESTADO VIOLANDO GENTE EN INGLATERRA, MIENTRAS LA PRENSA CALLABA SOBRE EL JUICIO. Es un activista contra la islamización y por tanto merece respeto. Que su opinión sobre Israel/Palestina no sea la mía, no implica que haya que cargar contra él; que los sionistas hacen fechorías contra los palestinos, pero no olvido que Hamás quiere «reconquistar» Al-Andalus.

    Respuesta
  • Pingback:REDINTERNACIONAL.NET /Analisis de Actualidades Internacionales /El islamismo en Europa es UN problema, pero el sionismo es EL problema

  • el 31 mayo, 2018 a las 3:45 am
    Permalink

    No es sólo cosa de Tommy Robinson sino de todo el mundillo identitario. Todos los partidos europeos a los que admiráis son sionistas y reciben ayuda de Israel lo mismo que de Rusia.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *