Los chiíes ganan las elecciones en Irak pero divididos

Gustavo Morales

Las elecciones al Parlamento de Irak las ha ganado un grupo de coalición encabezado por Muqtada al Sadr, hijo del ayatolá Mohamed Mohamed Sadeq al Sadr, asesinado por el entonces presidente Saddam Hussein. Su grupo, «Revolucionarios por la reforma», aúna a algunos clanes chiíes, al Partido Comunista de Irak de Raid Fahmi y otras fuerzas menores. Tras ese grupo, la otra opción más votada ha sido la coalición Fatah, liderada por Hadi al Amiri, quien residió en Irán casi 20 años, agrupando a las milicias chiíes apoyadas por Teherán. Al Sadr ha obtenido 54 escaños de los 329 que componen el Legislativo iraquí. Los chiíes proiraníes tienen 42 escaños. Ali Akbar Velayati, exministro de Exteriores persa y actual consejero del guía de la Revolución iraní, Alí Jamenei, advirtió: «No consentiremos que gobiernen liberales y comunistas en Irak». Por su parte, Al Sadr, se reunió con el príncipe heredero saudí.

Media docena de fuerzas políticas han pedido la repetición de elecciones en los territorios iraquíes controlados por los kurdos.
La fragmentación del Parlamento iraquí convierte en un difícil ejercicio de alianzas la formación de un gobierno estable.

Al Sadr ordenó, en 2004, a sus milicianos del Ejército del Mahdi (Mesías), atacar la base española Al Andalus en la ciudad iraquí de Nayaf. El jeque Ahmad a-Sheibani, jefe militar de esas milicias, dijo que estaban dispuestos a proporcionar protección a los españoles con una brigada del Ejército del Mahdi «si nos entregan sus armas y un vehículo blindado … y despedirles con flores». A continuación, su grupo explosionó un coche-bomba contra varios blindados españoles.

Las dos minorías con más escaños del Legislativo iraquí son chiíes y mal avenidas.

 

Un comentario en “Los chiíes ganan las elecciones en Irak pero divididos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *