Máxima tensión en Podemos: Kichi reivindica su piso de currante

El alcalde de Cádiz, José María González, ha defendido este viernes que el código ético de Podemos «no es una formalidad» sino «el compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla en las instituciones y supone renunciar a privilegios como el exceso de sueldo«, ha manifestado en alusión al chalet de Pablo Iglesias. 
 
«Yo no he pensado ni quiero dejar de vivir y criar a mis hijos en un piso de currante en el barrio gaditano de La Viña».  Así se ha pronunciado González en un comunicado del partido morado en el que informa de que ha donado el 40% de su sueldo de marzo y abril –la cantidad que excede del salario limitado recogido en el código ético de Podemos– a la Asociación de familiares de enfermos duales (Afedu), con problemas de drogodependencia y otros trastornos psíquicos.
 
Estas manifestaciones vienen tras conocerse que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y su pareja, la portavoz en el Congreso Irena Montero, han adquirido un chalé en una zona exclusiva de Madrid por más de 600.000 euros.
 
Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *