Condenan a España a pagar 64 millones de euros a un jeque árabe por un negocio energético

Los tratos comerciales de España con los Emiratos Árabes comienzan a pasar factura.

España ha perdido un nuevo arbitraje en el Banco Mundial por los últimos recortes a la retribución regulada de las energías renovables. Se trata del pleito interpuesto en el año 2014 por el fondo Masdar Solar, participado en un 100% por el Emirato de Abu Dabi. España ha perdido un nuevo arbitraje en el Banco Mundial por los últimos recortes a la retribución regulada de las energías renovables. Se trata del pleito interpuesto en el año 2014 por el fondo Masdar Solar, participado en un 100% por el Emirato de Abu Dabi.

Masdar Solar reclamaba al país más de 250 millones de euros por el recorte de primas a las renovables, si bien el tribunal ha situado la indemnización en 64,5 millones de euros, según explican fuentes jurídicas al tanto del proceso. España queda también libre de pagar las costas del proceso, que se repartirán a partes iguales.

El laudo del Ciadi señala que la reforma eléctrica de 2013 supuso un vuelco en la regulación energética del país y violó las expectativas legítimas de los inversores por obtener una rentabilidad estable para su inversión.

No obstante, el tribunal excluye de la reclamación el coste del impuesto sobre la generación sobre la electricidad -al entender que no es un recorte sino una competencia fiscal del país- y reduce la vida útil de la planta a 25 años, frente a los 40 reclamados por Abu Dabi.

La denuncia hace relación al recorte de la retribución que sufrió una planta termosolar instalada por el fondo de inversión árabe en la provincia de Sevilla. A la inauguración de la instalación acudió el entonces Rey Juan Carlos y el príncipe heredero de Abu Dabi, el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan.

El entendimiento entre ambos países se rompió con la reforma eléctrica de 2013, donde se incluyó una batería de recortes sobre todos los costes regulados del sistema eléctrico para acabar con el conocido como ‘déficit de tarifa’ y frenar la escalada del recibo.

Es el segundo arbitraje que pierde el país en la cámara de resolución de conflictos del Banco Mundial tras la sentencia que obligó a indemnizar el pasado año al fondo británico Eiser Infraestructures con 128 millones de euros.

Luz Marrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *