Entre la caspa y el piojo

Compara Vox a Puigdemont con Adolf Hitler y Joan Tardá a Albert Rivera con José Antonio, fundador de la Falange. Auto de fe democrático de democracia de pacotilla. Qué fácil es agraviar a aquellos que ya no se pueden defender o que cuentan con pocos defensores de su memoria.

Cinismo y manipulación. En el Putsch de Múnich, con el que los de Abascal equiparan al 1-O de Cataluña, evidentemente hubo violencia y mucha. La de las descargas de fusilería de la Policía contra la manifestación de nacionalsocialistas y patriotas desarmados que se cobra, entre éstos, 16 muertos. La realidad sobre estos acontecimientos históricos no debe ser ningún secreto para el abogado de Vox, Javier Ortega Smith. A la sazón exfalangista, que ahora busca un cómodo y retribuido lugar cara al Sol democrático del Parlamento y otros lugares análogos de “atmósfera turbia, ya cansada, como de taberna al final de una noche crapulosa”.

Lo del “fanatismo” que ese mojón humano, llamado Joan Tardá, atribuye a José Antonio Primo de Rivera merecería una explicación por parte del mezquino dirigente separatista. “Ójala fuera la mía la última sangre que se vertiera en discordias civiles”, afirma José Antonio casi viendo las bocas de los fusiles del pelotón que iba a acabar con su vida. Un gesto que, evidentemente, no entra en la mollera de esos mierdas de la de la revolución de las sonrisas huidos, como ratas, antes de luchar por la causa que dicen defender.

Francisco Alonso

Un comentario sobre “Entre la caspa y el piojo

  • el 12 mayo, 2018 a las 12:28 am
    Permalink

    Y no solo eso, ahora los de Vox se dedican a defender a Israel ante la actuación criminal que ese país está llevando a cabo contra los manifestantes de la Franja de Gaza, que ya se cobra más de 50 palestinos muertos en las protestas. En el programa Detrás de la razón, de HispanTV, frente a un contertulio mexicano más serio y con mejores argumentos que apoyaba las legítimas protestas palestinas. Poco les importa a estos neoliberales de Vox que los palestinos estén en su tierra y que Israel se niega año tras año a sentarse a negociar EN SERIO la creación de un Estado Palestino con capital en Jerusalén Este. Cualquiera de ellos, si fuera honesto, admitiría que el único motivo por el que apoyan al Estado de inmigrantes judíos es porque más del 90% de los palestinos son musulmanes. Si hubiera 3/4 partes de palestinos cristianos seguro que se dejaban de zarandajas, pero ninguno admitirá esto, porque no son honestos, no tienen valor a decir la verdad del porqué de su apoyo a Israel. En cuanto a los de ERC, que decir de la chusma de políticos de ese partido, que no se haya dicho ya.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *