Un miembro de La Manada agredió a un preso magrebí por violar a una joven

Ángel Boza, de 26 años, tuvo que ser trasladado del módulo 3 al 4.  El motivo fue una agresión, en la que participaron varios internos -incluido el joven sevillano-, a un marroquí que acababa de ingresar condenado por abusar de una joven en un bar.
 
Todos los implicados fueron trasladados del módulo 3 al 4 para proteger al joven recién llegado. También Boza, pese a que siempre ha negado que estuviera implicado en la paliza. «Hubo un incidente en el que él no participó y se ha archivado toda actuación contra él», asegura su abogado, Agustín Martínez Becerra. «Él no tenía nada que ver, pero estaba por allí y lo metieron dentro de la investigación», añade.
 
La paliza a este joven condenado por abusos en la que se vio relacionado influyó probablemente en la decisión de Ángel Boza de pedir medidas de protección especiales el día que se leyó la sentencia, lo que le permitió no tener que salir al patio y evitó así relacionarse con el resto de internos.
 
Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *