Feminismo y ambigüedad con el independentismo llevan al fracaso al Primero de Mayo

Finalmente, las manifestaciones del Primero de Mayo han constatado que las grandes centrales sindicales siguen perdiendo fuelle. A pesar de la coyuntura favorable para la movilización, debido a las consecuencias de la reforma laboral de Rajoy y al problema de las pensiones, CC.OO y UGT no reunieron ni a 10.000 personas en Madrid (4.000 según la Delegación del Gobierno). En Barcelona las cifras que se manejan son análogas.

CC.OO. y UGT se dan por satisfechas al haber movilizado, según ellas, «500.000 personas en toda España». Sin embargo, el triunfalismo sindical no puede esconder la desafección de los trabajadores con sus representantes mayoritarios.

La vuelta de tuerca feminista, la participación de UGT en manifestaciones a favor de los golpistas independentistas y un giro hacia la izquierda radical, con profusión de banderas republicanas y simbología soviética, han dado a estas manifestaciones un carácter sectario y excluyente. Buenas parte de estos factores pueden estar detrás de las menguantes cifras de asistencia al Primero de Mayo.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *