Las inmediaciones del Wanda Metropolitano se convierten en nido de delincuencia y apuestas ilegales

Los amplios aparcamientos del nuevo estadio Metropolitano del Atlético de Madrid en San Blas se han transformado por la noche, durante los fines de semana, en una pista de carreras clandestinas.
 
Los asistentes graban a los coches corriendo en paralelo, los zigzags, trompos y derrapes y los difunden en las redes sociales. Los vecinos denuncian que hay apuestas entre los participantes y que además hay jóvenes que se juegan la vida subidos encima de los automóviles.
 
La Policía Municipal ya investiga estas situaciones de riesgo y ha comenzado a realizar controles de vehículos para impedir estas carreras ilegales. Uno de los infractores fue localizado por los agentes e imputado días después. Se puede enfrentar hasta a dos años de prisión.
 
Pese a que las viviendas más cercanas al estadio distan casi un kilómetro y medio, los vecinos enseguida empezaron a escuchar de madrugada a finales de marzo el derrape de los coches, la música electrónica y los gritos.
 
«Se pasan tres o cuatro horas apostando con las carreras clandestinas e incluso se llevan neveras repletas de alcohol para beber durante la madrugada», cuenta uno de los vecinos de la calle de Mónaco, en el barrio de Las Rosas. El camarero de un negocio cercano asegura que los chavales llegan a jugarse hasta un máximo de 200 euros y que puede haber hasta 30 jóvenes apostando. Desde la Asociación de Vecinos de Las Rosas también se ha pedido a la Policía Municipal que intervenga.
 
Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *