La afición del Sevilla aplasta los pitos sediciosos durante la final de la Copa del Rey

La atronadora manera de tararear el himno nacional de los hispalenses llenó el Metropolitano anoche.
Como viene ocurriendo ya en las cinco finales consecutivas que ha disputado el Barcelona desde 2014 -aunque en 2009 y en 2012 se produjeron dos de los más estruendosas broncas cuando los culés coincidieron con el Athletic en Mestalla y el Calderón-, se repitieron todas las rutinas. Hubo una tarde sin incidentes en los alrededores del Metropolitano, que se estrenaba en una final, hubo esteladas y toda la libertad de expresión para faltar al respeto al himno nacional.
También hubo muchas banderas de España del lado sevillista, que contrarrestó la pitada entonando fuerte el «Lo, lo, lo, lo» del himno. Cánticos de «Viva España» y «Yo soy español» contra los de «Independencia».
Todo eso lo sucedió ante la mirada de Felipe VI en el palco. En esta ocasión, bastante solo. Sin la Reina Letizia, que se preocupa más de su imagen que de dar la cara cuando toca. Sin Puigdemont como el año pasado. Pero también sin Ada Colau ni Manuela Carmena, alcaldesas de Barcelona y Madrid. Ni Cristina Cifuentes. Por no estar, no estaba ni el presidente de la Federación (RFEF). Entre otras razones, porque no lo hay, a la espera de las elecciones. Acudió Marcelino Maté, presidente de la gestora. Sí acompañaron al monarca Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, María Dolores de Cospedal, de Defensa, e Íñigo Méndez de Vigo, de Cultura y Deportes; y Albert Rivera, líder de Ciudadanos. También Susana Díaz, presidenta de Andalucía y Juan Espadas, alcalde de Sevilla. Y José Ramón Lete, presidente del CSD, y Alejandro Blanco, del COE.
Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *