Jobbik puede remediar el exceso de moderación de Gábor Vona -INCLUYE VÍDEO-

“Hungría es una mala opción, mi pueblo es la peor. Nosotros damos la bienvenida a todos aquellos que respetan nuestras leyes y entran de manera legal en nuestro país por nuestras fronteras. Pero aquellos que intenten cruzarlas de manera ilegal probablemente terminarán en prisión”. Con este contundente mensaje, Lászlo Toroczkai, alcalde de la localidad húngara de Ásotthalom, se hizo mundialmente famoso. Toroczkai, también vicepresidente del partido Jobbik, grabó un vídeo para persuadir a los inmigrantes que, durante el verano de 2015, prácticamente anegaron la Europa balcánica de entrar ilegalmente en Hungría.

Tras la dimisión de Gábor Vona como presidente de Jobbik, Lászlo Toroczkai se ha postulado para coger las riendas de la formación patriota. Pese a que los resultados no han sido malos para Jobbik -más de 19% de los votos y 25 escaños- el partido se ha visto sobrepasado por el actual primer ministro, Viktor Orbán, en materia de refugiados e inmigración. El giro hacia el centro con el que Vona pretendía ganar votos a desencantados del Fidesz y de la izquierda ha resultado infructuoso. Además, por el camino Vona ha sacrificado a un buen número de fundadores, dirigentes y militantes de Jobbik.

Toroczkai deberá medirse a Tamás Sneider, de corte continuista y partidario de Vona, que parte como favorito para la sucesión. Ésta ha de resolverse en menos de un mes.

 

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *