Pablo Iglesias se pone chulo con Íñigo Errejón: «ni media tontería»

Estalla la guerra de nuevo entre ambos líderes de la formación morada, coincidiendo con el inicio de las primarias.
 
Las primarias de Podemos en la Comunidad de Madrid han hecho estallar de nuevo la guerra entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. El primero ha dejado en el aire su candidatura por el intento del pablismo de imponerle un formato inédito de primarias para arrebatarle control de la lista electoral y el proyecto político y el secretario general, visiblemente enfadado, le ha recriminado que se deje de «tonterías» y de «marear la perdiz». «Ni media tontería», le ha advertido hasta en tres ocasiones.
 
La polémica por el formato y tiempos de las primarias ha hecho saltar la tregua de los últimos 14 meses, cuando tras el congreso de Vistalegre II se alcanzó un pacto entre ambos para que el errejonismo saliera de la política nacional para recluirse en la política madrileña. El problema es que ese aterrizaje se tiene que dar con una dirección autonómica de Podemos absolutamente afín a Iglesias y que lidera Ramón Espinar.
 
Y ahí se explica el origen del conflicto, que arrancó cuando Espinar trato de colocar a Errejón un formato de primarias que hasta ahora no se había celebrado en Podemos. Y que consiste en hacerlas «en dos tiempos». Una primera votación para elegir en apenas un mes al cabeza de lista para las elecciones autonómicas de 2019 y, «más adelante», una segunda votación para configurar la lista. La separación de ambos procesos (que en cuatro años de Podemos han ido siempre de la mano) propicia que Errejón podría encontrarse ya como candidato oficial que tanto el equipo de personas (la lista) como el proyecto político fueran ajenos a su línea si el pablismo rompe la baraja y pelea por hacerse con esa candidatura.
 
De ahí que Errejón haya condicionado su participación a que se hagan las «cosas bien», es decir, a que se continúe con el formato habitual (votación de candidato y de listas a la vez) y que así pueda liderar un proyecto «serio» en el que «la persona que encabeza, el equipo y el proyecto van juntos y de la mano».
 
Esta petición de Errejón ha enervado a Iglesias, que en un tono enfadado y tajante ha regañado a través de los medios a Errejón, advirtiéndole hasta en tres ocasiones que no va a consentir «ni media tontería». «La gente no nos va a consentir ni media tontería. El mandato que tenemos de la gente es ganar al PP y ni media tontería con cuestiones internas», ha enfatizado en declaraciones en el Congreso.
 
Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *