Hungria debe ser un referente para toda Europa

Los partidos contrarios a la globalización y al multiculturalismo se han hecho, limpia y democráticamente, con el 70% del electorado en Hungría. Para mayor consternación de Bruselas y del tinglado mundialista, esta victoria se ha producido en el contexto de una participación histórica.

Vitor Orban ha rozado el 50% de los votos y los patriotas de Jobbik han conquistado un 20% de los sufragios emitidos. Y todo ello pese a la hostil campaña mediática internacional, orquestada por el judío norteamericano Georges Soros.

Cuando pasear por una ciudad de Europa occidental es un desagradable recorrer de escenas multiculturales, cuando todo parece perdido en esta parte de nuestro continente, los húngaros nos han insuflado esperanzas. Hungría quiere vivir, los húngaros no se odian y quieren seguir siendo ellos mismos. Una gran nación que con sus decisiones en el presente está haciendo honor a su gloriosa historia.

Francisco Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *