Por una vez, gracias

Nos anuncian Irene Montero y Pablo Iglesias que van a ser padres. Y el que escribe estas líneas no tiene por menos que, en primer lugar, transmitirles la enhorabuena, y, en segundo, darles las gracias.

Gracias, Pablo e Irene. Porque vais a traer al mundo a dos niños blancos y españoles. Afortunadamente no os habéis decantado por adoptar a dos gemelos eritreos, que pobrecillos, sino que habéis preferido que esta sangre de conquistadores, de guerreros en armas contra el Islam, de mujeres luchando contra el invasor napoleónico y también de poetas, geniales novelistas y científicos siga fluyendo en esta tierra.

Qué contrariedad, ¿no? Pudiendo acoger en vuestro hogar a una pareja de manteros senegaleses y compartir con ellos el sofá, el baño y la nevera. Por ello, muchas gracias. Porque, Irene y Pablo, con vuestro sencillo pero vital acto habéis contribuido a contrarrestar, aún inconscientemente, ese multiculturalismo y mestizaje del que tanto hacéis gala y del que tan fervientes partidarios sois.

Gracias, porque vuestros hijos o hijas van a ver este mundo en una familia nuclear biparental. Han sorteado, en el camino hacia la vida, al aborto como medio anticonceptivo habitual. Que no digo que sea vuestro caso, pero sí el de otros muchos bebés que terminan en los contenedores de residuos clínicos. Y van a contribuir al mantenimiento de las pensiones y del Estado social. Siempre tendrán un nexo de unión con este país. No serán como esos inmigrantes que, venían o van a venir «a pagarnos las pensiones». Sí, esos que queréis traer y que cuando vienen mal dadas, después de haber exprimido nuestros servicios sociales y dejar el sistema financiero patas arriba, toman las de villadiego.

Por último, una llamada a la reflexión, Pablo e Irene. Ahora que vais a ser papás, a ver si empatizáis con todas aquellas parejas que quieren también serlo y que lo tienen mucho más difícil que vosotros. Que con dos sueldecitos de diputados la cosa y la casa pueden ir viento en popa. Pero cobrando menos de mil euros, los tratamientos en técnicas de reproducción asistida, pañales y guarderías, sobre todo cuando los inmigrantes tienen un acceso preferencial a las plazas, son emergencias sociales con una escasa visibilidad mediática y parlamentaria.

Francisco Alonso

3 comentarios en “Por una vez, gracias

  • el 1 abril, 2018 a las 7:36 pm
    Permalink

    «Gracias, Pablo e Irene. Porque vais a traer al mundo a dos niños blancos y españoles. »
    Bueno, yo hasta que no los viese no lo tendria muy claro, a ver si luego nos sorprenden enseñandonos un par de mulatitos. Me cuesta creer que alguien como Irene Montero acepte tener hijos en sexo heterosexual normal con un español de origen, aunque se trate de Pablo Iglesias.

    Respuesta
  • el 2 abril, 2018 a las 5:04 pm
    Permalink

    El artículo es impecable, pero…..de la cuna del engaño solo pueden nacer engaños.
    Suponiendo que de verdad Irene engendre un niño de Pablo (que no me lo creo mucho) el único, si el único, objetivo del mismo es atraer los votos de la gente normal española, la que tiene uno o dos hijos y no «cisheterogaytravelolesbos» o como se llamen ahora los niños (nombre que por cierto no me interesa mucho).
    Conseguir votos, mientras no tengan poder absoluto, es la base para poder seguir con los engaños

    Respuesta
    • el 2 abril, 2018 a las 5:08 pm
      Permalink

      Recordemos que Junqueras hasta iba a misa, o eso sale en alguna foto al menos.
      Todo por pasta, todo.
      Últimamente Junqueras fue a realizar el culto en alguna mezquita.
      Católico y musulmán simultáneamente. El chico lo tenía todo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *