Reacción iracunda de la izquierda ante las muestras de religiosidad popular

Leyendo los titulares de Público no extraña que, desde 1931 a 1939 -en las últimas zonas- en poder republicano, la izquierda se lanzase en España a la más salvaje y cruel persecución religiosa que ha tenido lugar en Europa. «Cojo, tuerto y más feo que Picio. Así era Jesucristo», «El Estado aconfesional salta por los aires en Semana Santa» o «Democracia española a media asta», son sólo algunos de los titulares que, ante las muestras de religiosidad popular, destilan la rabia de la izquierda.

Si hace ochenta y pico años los partidos y sindicatos de izquierdas fusilaban curas y monjas, asesinaban a católicos y quemaban iglesias y conventos, ahora su furor incendiario tiene su principal escenario en Internet. «Religión, franquismo y adoctrinamiento en las aulas», así se despachaba «el diario.es».

Sin embargo, han sido los legionarios y su acompañamiento al Cristo de Mena los que han enervado a los izquierdistas. Un odio iconoclasta, antipatriota y anticatólico se ha desatado en algunos perfiles en las redes sociales contra esta tradición venerada y admirada en Málaga y en el resto de España.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *