La hostilidad de España hacia Rusia provoca la expulsión de dos diplomáticos españoles

La decisión del Ejecutivo de Mariano Rajoy de expulsar a dos diplomáticos rusos como «gesto de solidaridad» con Gran Bretaña, ha provocado tiranteces entre España y Rusia. Esta iniciativa del Gobierno español, cuyoúnico objetivo era «contentar» o «agradar» a los ingleses, ha colocado los intereses de España en una delicada situación.

El embajador español en Moscú fue convocado hoy en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y se le ha comunicado que en reciprocidad por la decisión adoptada por España, Rusia ha declarado ‘personas no gratas’ a dos miembros de la Embajada de España en Moscú, que deberán abandonar el país.

Durante toda la mañana de este viernes el Gobierno ruso hizo desfilar por su Ministerio de Exteriores a embajadores occidentales para comunicarles las expulsiones de diplomáticos de los países que antes decidieron echar a funcionarios rusos por el caso del exespía Skripal.

Las expulsiones de diplomáticos españoles no son una sorpresa. Madrid está en la lista de capitales que han adoptado lo que Moscú califica de «medidas hostiles» hacia Rusia, pues decidió expulsar a dos diplomáticos rusos como gesto de ‘solidaridad’ con Gran Bretaña.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia ha afirmado en un comunicado que el Reino Unido deberá reducir el personal en su Embajada y Consulado General en Rusia para igualarlo numéricamente al de las misiones diplomáticas rusas en suelo británico. Moscú ha dado un mes a Londres para que recorte su misión diplomática. También ha trascendido la expulsión de dos diplomáticos holandeses en respuesta por los dos funcionarios rusos de Holanda por el caso Skripal. De la misma manera, tendrán que hacer las maletas cuatro diplomáticos polacos, tres lituanos, un letón y dos italianos.

Rusia nunca ha desatado «guerras diplomáticas» y está abierta a desarrollar buenas relaciones con todos los países, según ha afirmado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, que ha subrayado que la expulsión de 60 diplomáticos estadounidenses es en respuesta a las acciones inamistosas de Washington. De hecho, la decisión de Moscú se presenta medida, justa y ecuánime respecto a la expulsión de diplomáticos extranjeros, expulsando a tantos como rusos se expulsen de otros países.

«Rusia no ha desatado guerras diplomáticas, y el presidente (ruso, Vladímir) Putin ha sido y es partidario de entablar y desarrollar buenas relaciones con todos los países, incluido Estados Unidos», ha dicho Peskov a un grupo de periodistas.

Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *