El separatismo golpista catalán encuentra respuesta en Valencia

Sustituyen el lazo amarillo por una bandera española en las Torres valencianas de Serranos.

El histórico Reino de Valencia hoy llamado Comunidad Valenciana, pero rebajado a País Valenciano por el cretinismo filocatalanista del Partido Socialista valenciano y de Compromís, coalición gobernante en la región levantina, recibe los alientos y exabruptos monstruosos de un nacionalismo catalán sin ningún anclaje histórico, pútrido de corrupciones y mentiras.

Desde hace varios días, coincidiendo con la detención de Puigdemont y las últimas decisiones del Juez Llarena al respecto de los golpistas catalanes, observamos como las calles de la ciudad de Valencia son pasto de turbas alienadas que reivindican los “Países Catalanes” y claman por la liberación de Puigdemont y el resto de criminales catalanes encarcelados por delitos de sedición y malversación. Son manadas violentas portadoras de banderas esteladas y mensajes vociferantes favorables a la independencia de Cataluña; grupos de ‘kale borroka’ agitados y jaleados por el partido Compromís, socio del partido socialista en el gobierno autonómico valenciano y rector del consistorio de la Capital del Turia. Compromis, aliado del chavista Podemos en las Cortes españoles, ha dejado caer su careta de falso valencianismo y ha revelado –por si quedaba alguna duda- su finalidad y esencia en la política valenciana: ha declarado y reconocido apoyar no sólo la independencia catalana sino también la inclusión de Valencia en la ensoñación secesionista siniestra llamado Paisos Catalans. Con el vergonzante permiso de la Delegación de Gobierno del PP, que sin embargo no tiene ambages en bloquear e impedir las manifestaciones ciudadanas en defensa de la unidad española o consentir durante horas, la presencia de una pancarta con el lazo amarillo símbolo de moda del separatismo catalán, desplegada sobre las emblemáticas Torres de Serranos de Valencia, a la vista del público hasta que el frenesí de la denuncia popular en redes sociales y ante las autoridades, provocaron su retirada.

Como acto contestatario y de desagravio hacia este insulto en la cara del pueblo valenciano y de su española identidad, un grupo de jóvenes valencianista colgó a las pocas horas, y en el mismo monumento, una enorme bandera española, que al contrario que el lazo, duró pocos minutos allí expuesta ante la llegada de efectivos de policía local que obligaron a su retirada y emprendieron acciones para aplicación de sanción.

La vergonzosa doble vara de medir con que actúa el sectarismo de las autoridades institucionales valencianas tuteladas por la izquierda catalanista ha emprendido un proceso letal de catalanización social y cultural impuesto a las bravas en las escuelas (donde el castellano es arrinconado y proscrito) y también en la calle donde las embestidas a la libertad de expresión y manifestación de los que disienten, están convirtiendo Valencia en horrible y pútrida dictadura frentepopulista bajo la mirada ausente, cuando no cómplice, de una delegación de gobierno y de un gobierno de España que como en Cataluña, permiten y alientan que la bestia separatista secuestre libertades e imponga su tiranía.

J. M. Pérez

Un comentario en “El separatismo golpista catalán encuentra respuesta en Valencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *