Nueve meses de prisión por insultar a un árbitro durante un partido de fútbol

Los jueces acotan la libertad de expresión. «Negro, negrito» son las palabras con las que, un padre, se refirió a un árbitro guineano durante un partido de alevines y por las que ha sido condenado a prisión.
 
El magistrado titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Zaragoza ha condenado a nueve meses de cárcel a Rafael Pérez, un padre que espetó palabras malsonantes a un árbitro guineano durante un partido de fútbol de alevines, niños de 10 y 11 años, en el que jugaba su hijo, disputado el 28 de enero de 2017 en la capital aragonesa entre el Ranillas B y el Helios A.
 
En su sentencia, el magistrado considera probado que Rafael Pérez gritó «repetidamente» al árbitro, con «claro ánimo discriminatorio», expresiones como «negro, negrito de mierda, me cago en tu raza» para «ofender su dignidad».
 
Igualmente le impone una multa de 1.440 euros por un delito de lesión a la dignidad de las personas por motivos racistas, y también deberá indemnizar a Mamadou Basirou Sow, el colegiado de 21 años, con 500 euros.
 
Por otra parte, el juez ha condenado a Juan Carlos Berdusán, el otro padre que fue detenido en el campo municipal de Ranillas el día que ocurrieron los hechos, a cuatro meses de prisión por un delito de resistencia a la autoridad, por oponerse presuntamente a ser arrestado por la Policía Nacional.
 
El magistrado ha absuelto a ambos progenitores del delito de amenazas que les atribuían la Fiscalía y las acusaciones particulares, ejercidas por el Ayuntamiento de Zaragoza y por el letrado Jesús Gómez Pitarch en nombre del árbitro. También ha desestimado condenar a los acusados por un delito de incitación al odio, como pedían las partes acusadoras.
 
Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *