La estupidez clínica de los dirigentes separatistas catalanes

El prófugo independentista Puigdemont ha sido detenido por la policía alemana cuando cruzaba la frontera desde Dinamarca. Termina así su dramático exilio…

Sólo un imbécil como Puigdemont tendría la ocurrencia de cruzar fronteras entre estados pesando sobre él una orden internacional de detención. La historia de los líderes independentistas catalanes es de astracanadas circenses esperpénticas: Francesc Macià y su cómico intento de invadir ‘Cataluña’ en 1926 (cabe más gente en la farmacia de cualquier pueblo que tropa invasora traía desde Francia este iluso); Companys y su declaracion independentista de 11 horas de duración el 6 de Octubre de 1934 con todo el Consell huyendo –literalmente- por las cloacas de Barcelona; Puigdemont presentando la alucinación de un ‘govern en el exili’ oropelizado con lacitos amarillos, con medio Consell detenido y el otro huido.

El catalanismo tiene en su haber la mentira política del ideario rayando la estupidez; la estupidez clínica de sus dirigentes e iconos históricos, que salvo Pujol que fue una rata inteligente para robar, han sido todos unos idiotas y cobardes. Sólo una constante y un nexo les ha acompañado a todos ellos a lo largo de un siglo: los miles de imbéciles dispuestos a seguirlos y secundarlos, lo cual demuestra el enorme poder del odio y la mentira desde las terminales separatistas.

J.M. Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *