El parricida de Getafe ahogó a sus pequeños antes de meterle fuego a la habitación

El parricida de Getafe ahogó a sus dos hijos en la bañera antes de colocarlos sobre la cama e incendiar la habitación. Así lo refleja el resultado de la autopsia, realizado esta mañana a los dos pequeños, Alejandro, de 13 años, y Marina, de tan sólo ocho.
 
José Alberto Gálvez, que posteriormente murió arrollado por un tren en la estación de Getafe Industrial, ahogó primero a la niña y posteriormente a su hijo mayor, con dificultades de movilidad al sufrir una parálisis cerebral.
 
Fuentes de la investigación confirman que el parricida dejó una nota manuscrita antes de suicidarse lanzándose a las vías del tren apenas a dos kilómetros de su casa. Las mismas fuentes,  vinculan el suceso al proceso de separación en el que estaban inmersos los padres.
 
Los hechos sucedieron el pasado martes, alrededor de las 20.00 horas. Varios de los residentes llamaron a la Policía asegurando que salía humo de la vivienda.
 
 
Luz Marrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *