¿Paridad también en el andamio?

Andan las feministas exigiendo paridad absoluta en los consejos de administración de las empresas, en el Congreso de los Diputados o cualquier organismo público, en el mundo del espectáculo y en los medios de comunicación. Pero no parece que la reivindiquen en los andamios, para los repartos de Deliveroo o en las cargas y descargas de camiones en Mercamadrid o cualquier centro logístico, en este caso, en muchísimas ocasiones sin contrato.

Al que escribe estas líneas no le satisfaría ver masivamente a mujeres encofrando, dejándose la vida sobre una bicicleta para repartir sushi o en otros trabajos de suma dureza y mal pagados. Si es lo que desean, por supuesto, adelante. Que «haberlas haylas» y bien que se desempeñan. Pero he aquí -debe ser por aquello de los micromachismos y el heteropatriarcado- que yo prefiero cargar con las bolsas de la compra y que mi mujer no tenga que hacerlo.

Las estadísticas del Ministerio de Empleo sobre la siniestralidad laboral en enero -41 hombres muertos y una mujer fallecida en jornada- deberían ser un toque de atención para las y los talibanes de la igualdad. Señoras y «señoros», es que como no somos iguales -porque la igualdad absoluta sólo existe en las matemáticas- los problemas y miserias, nunca resueltos de esta sociedad, nos afectan de manera porcentualmente desigual.

La violencia sobre las mujeres en el ámbito familiar y doméstico, la siniestralidad laboral que mata hombres, la precariedad de los puestos de trabajo o las pensiones son problemas transversales que afectan a toda nuestra gente. Propuestas globales e implicar a hombres y mujeres en su solución bien podría ser más efectivo que sumarse a la demagogia del 50% o a convertir en heroínas a aquellas que fueron a una manifestación a hacerse un «selfie».

Francisco Alonso

2 comentarios en “¿Paridad también en el andamio?

  • el 19 marzo, 2018 a las 6:37 pm
    Permalink

    Como mujer la leyes de igualdad me ofenden y mucho.
    Es una forma de decir que las chicas somos retrasadas y necesitamos ayuda de «los señoros».

    Respuesta
  • el 23 marzo, 2018 a las 9:30 am
    Permalink

    Muy de acuerdo contigo, Luidia, además de las situaciones injustas que produce muchas veces al tener que incorporar a mujeres en lugares para los que hay hombres más capacitados y viceversa.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *