Florentino Pérez pierde la gestión de los túneles de Madrid por pertubar gravemente la movilidad en la capital

La Administración madrileña ha decidido intervenir Dragados debido a que, la mercantil, no habría ejecutado las obras de reparación necesarias a pesar de los requerimientos constantes. La inactividad del concesionario ha provocado situaciones de caos frecuentes en el tráfico.
 
El Ayuntamiento de Madrid, a través del área de Desarrollo Urbano Sostenible, ha decidido tomar el control y «secuestrar» temporalmente la concesión de nueve túneles de la ciudad, interviniendo a la empresa Dragados la gestión del mantenimiento. Una «medida excepcional» que han adoptado por los continuos cierres de estas infraestructuras debido a problemas de filtraciones, con el consiguiente caos circulatorio y perjuicio para la ciudadanía.
 
Pero Dragados ha interpuesto recurso contencioso-administrativo y ha solicitado la suspensión de las resoluciones administrativas dictadas. Dos juzgados de la jurisdicción contencioso administrativa, los nº 6 y 23, han dictado «una medida cautelarísima de suspensión» concediendo al Ayuntamiento un plazo para justificar la aplicación del secuestro temporal de la concesión.
 
En las últimas semanas, como consecuencia de la presencia de filtraciones de agua no reparadas o reparadas por «falta de diligencia por el concesionario, los responsables de seguridad de los túneles han procedido a ordenar el cierre parcial o total de hasta nueve túneles», informa el Consistorio, que lamenta que Dragados «a pesar de los reiterados requerimientos de la Administración y las órdenes de trabajo de los técnicos municipales, no ha ejecutado las obras de reparación necesarias para permitir el funcionamiento normal de los túneles en condiciones de seguridad».
 
Ante la «inactividad de la empresa y ante la grave perturbación al tráfico y a la movilidad de la ciudad derivada del cierre de estos pasos subterráneos, el área de Desarrollo Urbano Sostenible ha optado por la aplicación de una medida jurídica excepcional prevista para una situación de emergencia». Desde el Palacio de Cibeles indican que «la mayor parte de las reparaciones, consistentes en la conducción del agua filtrada por canaletas hasta el sistema de drenaje, se podía realizar como máximo en 72 horas y a un coste mínimo». El coste, en cualquier caso, se le imputaría a Dragados, como figura en el pliego de condiciones.
 
Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *