La mitad de los contratos en formación son fraudulentos

Una forma de contratación barata para pymes y micropymes. Esta es la aplicación que en el mercado laboral de nuestro país se está dando a los contratos en formación.

Principalmente los sectores de hostelería y comercio, que realizan el 35% de este tipo de contratos, son los que realizan un uso abusivo de esta fórmula. Subvenciones para empleos precarios para empresarios y beneficios para las academias privadas, que imparten formación son los grandes beneficiarios de este sistema.

Además, el Ejecutivo de Mariano Rajoy rebajó, en 2012, los requisitos objetivos de esa modalidad de contratación. El PP elevó la edad máxima a la que se puede ser contratado a los 30 años, permitió el encadenamiento de contratos y suprimió el requisito del nivel de estudios básicos de los trabajadores acogidos a esta fórmula.

Francisco Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *