La “narcokupación” se extiende por Madrid

Las graves consecuencias que acarrean la okupación y la ‘narcokupación’ en Lavapiés o Puente de Vallecas, conocidas ya de hace tiempo, se extienden a lo largo y ancho de la capital de España. Los vecinos se muestran cada vez más preocupados e indignados con los actos de violencia y delincuencia general cotidiana.

A esas zonas, se ha unido ahora, el barrio de Los Cármenes en el distrito de Latina. Las calles Arrayanes, Laguna, Marcelino Castillo y San Robustiano son escenario habitual de agresiones, amenazas y reyertas. La suciedad se acumula. Y los problemas de seguridad se multiplican. En los bloques de viviendas, las casas okupadas aumentan día a día, pero los vecinos que comparten portal, pasillos y paredes con los okupas «no se atreven a denunciar», explican desde la asociación La Fuerza, que agrupa a los afectados.

Hablan de cuchillos, de machetes, de vómitos, de sangre, de peleas, de gritos, de tirones de bolso, de atracos… «Algunos van armados; otros, desesperados y pidiendo dinero por la calle».

«Las personas mayores no salen solas de sus casas. Los okupas están pendientes de cuándo van al banco», advierten. «Hay gente que hace años pagó 300.000 euros por un piso aquí. Ahora vivimos con miedo. Nos dicen que pongamos medidas de seguridad en las casas, pero es un barrio en el que viven muchos jubilados que no pueden pagar una puerta o unas ventanas especiales», cuentan desde La Fuerza.

Alex V.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *